Blasquistas y clericales

    La lucha por la ciudad de Valencia de 1900

    (Autor/autora)

    El cambio de siglo es el escenario de la entrada de las masas en la política. Las tensiones de la III República francesa o los esfuerzos de Giolitti por atraerse a las organizaciones populares demuestran la necesidad de reformular el consenso y de encontrar nuevas formas de representación. España no es ajena a este fenómeno, antes al contrario, las frágiles bases en que se asienta el sistema canovista lo hacen más acuciante. La crisis del 98 plantea la urgencia de dar entrada a las fuerzas sociales más dinámicas y genera una serie de reagrupamientos con los que se intenta romper el bipartidismo y forzar la reforma del Estado. Sin modificar las bases socio-económicas tales esfuerzos tropiezan con un muro infranqueable y el sistema político se va descomponiendo en sucesivas crisis. Paralelamente se va configurando una alternativa, impulsada por las orientaciones de la política católica y preocupada de cohesionar el cuerpo social bajo una dirección autoritaria, que será decisiva años más tarde para la reorganización de la derecha.

    En este marco se sitúa el estudio del blasquismo que sirve de vehículo y cauce de representación a las clases populares durante un cierto tiempo pero que se muestra incapaz de consolidarse como un partido renovador alineado con las fuerzas políticas de carácter reformista o nacionalista. El sueño de una Valencia municipal, ilusoriamente autónoma, consume todas sus energías. Blasquistas y clericales, enfrentados y encerrados en el microcosmos de la ciudad, la convierten en el centro de sus pequeñas y grandes batallas y personifican la ardua confrontación entre modernidad y reacción. Pero prefiguran también un modo nuevo de hacer política. El viejo estilo de los caciques cede el terreno al protagonismo de los partidos de masas, organizados con activos cuadros de militantes y capaces de movilizar a un amplio espectro de seguidores. Estamos en los lejanos tiempos en que los partidos políticos decían tener, no sólo ofertas electorales distintas, sino concepciones del mundo, de la organización de la sociedad y del futuro, propias, y en que la gente les creía. En la Valencia de 1900, con absoluta desmesura comparada por Blasco a las ciudades italianas del Renacimiento, en la que un dux populista, municipal, y algo espeso, irrumpe con acentos verdianos: Plebe, patrici, populo della furiosa storia. Aproximadamente de estas cosas trata el presente libro.

    Autor/autora
    Colección
    Estudios Universitarios
    Materia
    Historia
    Idioma
    • Castellano
    Editorial
    Institució Alfons el Magnànim-Centre Valencià d'Estudis i d'Investigació
    EAN
    9788450537154
    ISBN
    978-84-505-3715-4
    Páginas
    429
    Ancho
    13 cm
    Alto
    21 cm
    Edición
    1
    Fecha publicación
    01-10-1986
    Número en la colección
    14

    No disponible

    Libros relacionados